11 errores que arruinan tu negocio por internet y cómo evitarlos

11 errores que arruinan tu negocio por internet y cómo evitarlos

By Diego Ortiz

Ahórrate el drama y la decepción de ver como tu negocio en línea fracasa. Te voy a compartir los errores que cometí con mi primer blog, para que tu no los hagas!

En el 2011 tenía un sueño: generar ingresos pasivos por internet, obtener libertad financiera y dejar de necesitar un empleo para irme a viajar. Suena familiar?

Investigué todo lo que pude y lancé Sew It Love It, un sitio web donde compartía tutoriales de costura. Logré que consistentemente generara ingresos pasivos durante cuatro años, y a pesar de tener éxito, cometí errores garrafales.

Es difícil hacer todo bien cuando eres principiante. Pero no te preocupes, si evitas estos 11 errores que yo cometí tendrás éxito seguro. Hice un checklist que puedes imprimir para tomar notas mientras lees.

También vas a necesitar el mantra del emprendedor exitoso. Descarga para imprimir y para tu fondo de escritorio.

Listo? Comencemos. Espero ahorrarte varios dolores de cabeza!

1. Escoger el dinero sobre la pasión

Inicié mi blog en un momento de desesperación, estaba harta de mi trabajo. Quería ser independiente y ganar dinero sin necesidad de tener un empleo.

Es una aspiración 100% legítima, pero no puede ni debe ser tu único móvil ya que llega un punto en que se torna insuficiente.

Los negocios son difíciles, no funcionan de la noche a la mañana. Antes de ver resultados vas a enfrentar varios obstáculos. Es fácil tirar la toalla y decir que no estás hecho para esto a menos, de que tengas un gran porqué.

Ese gran porqué te mantiene a flote y te da la motivación que necesitas para superar todos los obstáculos. La pasión, el propósito, la razón por la que esto es importante para ti y para el mundo, es porque estos son el combustible que te impulsa cuando las cosas salen mal.

El tema de mi blog no me apasionaba tanto como yo creía. Me era muy difícil motivarme a trabajar, por más que intenté nunca pude forzarme a invertir el tiempo o la atención que el negocio requerían para crecer.

La falta de pasión eventualmente me llevó a cerrarlo, a pesar de que producía ingresos consistentes mes tras mes.

Lo que no debes hacer: Iniciar un negocio solo porque crees que ser rentable.

Lo que sí debes hacer: Si tuvieras que pasar los próximos 3 años de tu vida aprendiendo sobre un solo tema, ¿cuál sería? La música, el arte, la productividad, la moda, comida? Inicia un negocio que se relacione con ello.

Aquí explico más a fondo porqué la pasión es necesaria para ganar buen dinero.

2. Esperar resultados inmediatos:

No sé porqué, pero la gente cree que ganar dinero por internet es rápido. Qué tan difícil puede ser? Abres un sitio, le pones un botón de compra, esperas a ver como llegan los millones, te vas a la playa y presumes los mojitos que bebes. Ojalá fuera así de sencillo.

Imagina que quieres hacer un pastel. Primero buscas la receta, después consigues los ingredientes, preparas la cocina, haces la mezcla, engrasas el molde, lo metes al horno, esperas, sacas el pan y finalmente coronas con una cereza. Tu pastel está listo.

Si te saltas cualquier paso, plop plop! no llegas a la coronación.

Un negocio en línea es igual. El dinero es la cereza del pastel. Solo sucede después de hacer una serie de pasos preparativos. Todos ellos toman tiempo!

Si tienes experiencia y sabes lo que haces te tardarás unos seis meses en empezar a ganar dinero. Si eres principiante, generar un ingreso más o menos consistente te tomará un año (asumiendo que le dedicas tiempo al proyecto).

Ver: Las 8 claves para ser exitoso en el mundo digital

Qué no hacer: Creer que las cosas van a funcionar tan rápido como tu quieres.

Qué sí hacer: Respira profundo y repite el mantra del emprendedor exitoso conmigo: sereno y tranquilo te ves más bonito. Sé optimista, pero entiende que un negocio no se construye de la noche a la mañana.

Ármate de paciencia, olvídate de ganar dinero rápido y enfócate en aprender. Date la oportunidad de ser principiante y prepárate para cometer errores. Unos pequeños, otros monstruosos. Todo es parte del show y vivir el proceso es lo que te lleva a la cereza.

3. Caer en la desesperación financiera

Recuerdas los errores uno y dos? Si los juntas llegas a este. Los verdaderos emprendedores son suaves, serenos, tienen todo fríamente calculado y saben lo que están haciendo.

Tienen una estrategia, buena o mala, no importa, pero la tienen. Saben que construir un negocio sólido toma tiempo, así que se relajan. Son pasteleros expertos.

Los novatos desesperados quieren resultados inmediatos. Intentan todo, corren de un lugar a otro gritando y haciendo danzas para que les caiga un poco de dinero. Prueban todos los remedios y recomendaciones que encuentran en Google, Facebook, Twitter, Instagram, community managers, lista de suscriptores y publicidad, drenan su energía persiguiendo lindos objetos brillantes sin entender porqué lo hacen. La verdad no consiguen mucho.

Qué no hacer: Poner todas tus esperanzas en tu nuevo negocio para salir de pobre. Enfocarte solo en ganar dinero y olvidarte de todo lo demás (en los siguientes puntos explico qué es todo lo demás). Ser un emprendedor desesperado que no sabe lo que hace.

Qué sí hacer: Repite conmigo: sereno y tranquilo te ves más bonito. Aprende todo lo que puedas y con base a la información adquirida diseña una estrategia.

Muy importante: no te desvíes de la estrategia aunque aparezcan objetos brillantes! Confía en el análisis que hiciste previamente. Pon tus teorías en práctica y analiza qué funciona, qué no y qué vas a ajustar.

Prepara un colchón económico que te permita sustentar tu estilo de vida por lo menos durante un año. Si puedes dos años, mejor. Si tienes un trabajo, echa tu negocio a andar, pero no renuncies todavía.

4. No definir a tu cliente ideal

En mi blog de costura compartía tutoriales para hacer cualquier cosa que se pudiera con un pedazo de tela. Mi cliente ideal eran todas las personas que tienen una máquina de coser y necesitan un tutorial. Agh! Solo de verlo me agobio.

Para vender algo en línea, necesitas crear una conexión emocional con tu cliente. Tienes que ganarte su confianza y probarle que puedes solucionar sus problemas.

Necesitas hablar su idioma. Cuando tratas de llegarle a todos diluyes tu mensaje y no conectas con nadie. Enfócate en un sub-grupo de tu “todos” y asegúrate de conectar profundamente con sus deseos.

Qué no hacer: Creer que todo el mundo puede ser tus cliente.

Qué sí hacer: Ya sabes qué frase repetir: sereno y tranquilo te ves más bonito. Tomate tiempo para hacer una investigación y define a tu cliente ideal (punto 5). Entiende qué quiere y cómo se lo vas a dar.

5. Saltarte la investigación de mercado

No quieres perder tiempo, energía y dinero en algo que a nadie le interesa. El objetivo de esta investigación es comprobar que tu idea es viable, que hay gente interesada y dispuesta a pagar por lo que ofreces.

Una investigación de mercado suena como algo muy complicado, pero es realmente sencillo: se trata de observar a quienes podrían ser tus clientes. Los espías, convives con ellos, aprendes qué necesitan, les compartes tus ideas de negocio y ves cómo reaccionan.

Si en esta fase te das cuenta de que a nadie le importa lo que quieres ofrecer, es mejor cambiar de idea.

Qué no hacer: ser flojo, saltarte este paso y decir que tu cliente son todo el mundo.

Qué si hacer: consiste básicamente en dos pasos:

Paso 1: Define un sub-grupo dentro del “todos” al que te vas a enfocar. Un ejemplo:

Supongamos que quieres abrir un blog de cocina: Todos comen pero ya entendiste que no puedes ser tan general. Investigas un poco y te das cuenta de que hay varios sub-grupos dentro de la gente que come: mamás que buscan recetas para niños, ejecutivos ocupados que no tienen tiempo de cocinar, veganos, atletas de alto rendimiento, los que siguen la dieta paleo, en fin.

Hay un mundo dentro de la comida. Tus esfuerzos serán más efectivos si escoges solo uno de estos nichos y te esfuerzas por comprenderlos. Utiliza la guía de FundaPymes para definir a tu nicho de mercado.

Paso 2: Tu cliente ideal es una persona que tiene todas las características de un típico miembro en tu nicho.

Aunque no lo creas, esas horas que has pasado espiando a tu ex van a servir de algo: usa tus habilidades de Sherlock Holmes para aprender sobre tus posibles clientes.

Imagina que tu cliente ideal es el/la innombrable y quieres saber todo lo que le sucede.

Qué sitios visita?
A qué se dedica?
Qué búsquedas hace?
Qué palabras utiliza?
Cuánto gana?
Qué piensa?
Con quién habla un jueves a las 6 de la tarde? Qué hace el sábado por la mañana?

No limites tu investigación al internet, sal a la calle y platica con ellos. Es un poco intenso, pero no te lo puedes saltar. Cuando conoces a tu cliente y sus necesidades mejor que la palma de tu mano, vender en línea es pan comido.

Utiliza esta guía de Alejandro Caballero para definir a tu cliente ideal.

6. No tener una lista de suscriptores

Ouch! Este es de los más graves errores que cometí.

Hasta ahorita todos los pasos han sido de preparación. Te dan la base para un negocio sólido y funcional. Se hacen antes de comprar hosting y registrar un dominio.

Cuando tu negocio finalmente sale a la luz lo primero que debes hacer es instalar una opción para que tus visitantes se suscriban a una lista de suscriptores.

Ver: Cómo construir un blog del que puedas vivir

Quieres tener un canal directo de comunicación con tus fans. Ellos son los que van a promover tu marca y los que van a comprar cualquier cosa que vendas; No los dejes salir de tu página sin darte sus datos! Una lista de gente interesada en lo que ofreces y dispuesta a escuchar tu mensaje vale más que el oro.

Qué no hacer: Ver como las visitas a tu sitio crecen mientras bebes un capuchino.

Qué si hacer: Instalar un formato de suscripción prominente en tu sitio. Ofrece incentivos para que los visitantes se suscriban a tu lista.

7. Lanzar un producto solo porque crees que es buena idea

Yo cometí todos los errores anteriores. Te estoy hablando de experiencia, no creas que los inventé. Ahora vas a entender porqué estuvo mal lo que hice.

Cuando lancé mi primer producto, esta era mi situación:

  1. Tenía conocimiento sobre mi tema, pero no me apasionaba
  2. Estaba desesperada por ganar dinero
  3. No conocía a mi cliente ideal
  4. No tenía una lista de suscriptores a pesar de tener más de 100 visitas diarias

Desesperada por monetizar mi blog, quería poner un producto en venta. Se me ocurrió la gran idea de hacer una guía en PDF donde explicaba cómo coser tu propia ropa.

Me creía muy inteligente e hice todo desde mis suposiciones. No investigué nada al respecto, no pregunté si alguien la quería. No me di tiempo de ver si había competencia. No tenía una lista a quien ofrecer mi producto.

Puse un botón de compra en mi blog ya que tenía la esperanza de que alguien tropezara con él y decidiera darme un poco de su dinero…estaba muy necesitada!

Varias semanas después, ni una venta había caído y no entendía porqué. ¿el botón de compra debe ser más grande? será que la portada es poco atractiva? Será el nombre del producto? debo cambiar la posición? tal vez es el título?

Meses más tarde, cuando ya tenía una lista y seguía desesperada por ganar dinero, hice una campaña para vender mi guía. Tampoco funcionó.

Finalmente acepté la triste realidad. Mi producto era inútil y nadie lo quería.

Si hubiera investigado un poco (paso 5), me habría dado cuenta de que hay varios recursos gratuitos que enseñaban lo mismo que yo y además lo hacían mejor. Mis lecciones eran escritas y en Youtube hay miles de videos que te muestran paso a paso como hacer tu propia ropa. Nadie iba a pagar por un producto que no les aportaba valor.

La desesperación combinada con la ignorancia dan muy malos resultados. No invertí mucho dinero, pero perdí un montón de horas que pude haber aprovechado mejor.

Qué no hacer: Saltarte los puntos 1 al 6 y lanzar un producto solo porque crees que es buena idea. Intentar vender cuando no tienes una lista de suscriptores.

Qué si hacer: Repite conmigo: sereno y tranquilo te ves más bonito. Construye tu lista. Mientras lo haces, sigue espiando a la gente de tu nicho hasta que encuentres una necesidad ardiente que ellos tengan.

Crea un producto épico que realmente resuelva sus problemas y les haga la vida 10,000 veces mejor. Tu producto debe ser tan increíble que el costo de no tenerlo sea mayor a lo que vas a cobrar por él. Promuévelo con tu lista y entonces sí, siéntate a beber mojitos mientras ves como tu cuenta de banco crece. Kichin! Kichin!

8. Mejorar tus productos / servicios / ofertas en vez de hacer promoción

Básicamente se trata de perder tiempo en el error número siete cuando tres gatos y tu mamá son los únicos que visitan tu blog.

Durante los primeros seis meses de mi negocio, me enfoqué en hacer patrones descargables en PDF para vender. Creía que si ofrecía variedad tendría más compradores.

Cuando lancé mis patrones y vi que nadie los adquiría, sistemáticamente los desmantelé y los rediseñé. ¿Recuerdas mi guía fracasada? Tengo tres versiones de su portada.

Mis patrones eran hermosos! No entendía porqué no se vendían.

Libros recomendados:

Poco a poco las visitas a mi blog aumentaron. También comencé a construir mi lista. Los patrones PDF que estaban estancados, empezaron a venderse como pan caliente (a excepción de la guía que nunca despegó ya que estaba destinada al fracaso desde su nacimiento).

La diferencia estuvo en dos cosas: mi tráfico aumentó significativamente y empecé a promover los patrones con mi lista.

Si tienes el mejor producto del mundo, pero nadie lo sabe, nunca se va a vender.

Qué no hacer: Perder tu tiempo haciendo productos cuando no tienes una audiencia. Llorar porque no se venden.

Qué sí hacer: Enfócate en conseguir visitantes y suscriptores. Cuando tengas una lista de mínimo 200 personas considera el lanzamiento de un producto de prueba. Solo uno.

No pierdas mucho tiempo en él. Si el producto fracasa, muévete a una nueva idea. Si ves que despega, entonces sí, invierte tiempo en mejorarlo. Usa el método Design Thinking para diseñar y probar tu primer producto.

9. Creer que puedes y debes hacer todo solo

A pesar de los errores que cometé, hice una cosa bien. Me inscribí a un curso que mostraba cómo construir un negocio en línea para generar ingreso pasivo.

El hecho de tener un sistema y el apoyo de personas que sabían más que yo, permitió que en solo un año empezara a generar un ingreso consistente. Si no hubiera sido por esto, me habría tardado el doble o el triple.

Cuando mi negocio despegó, nuevamente pedí ayuda. Esta vez contraté a una chica para que manejara mi lista de suscriptores. Su aportación aumentó mis ventas, las visitas a mi blog y como consecuencia, las ganancias.

Qué no hacer: Creer que puedes y debes hacer todo solo. Tener miedo de pedir ayuda.

Qué sí hacer: Busca mentores, compañeros de trabajo y personas con las que puedas colaborar. Conecta con otros emprendedores. Acércate a los que saben más que tú y pide su ayuda. Rodearte de apoyo hará que tu negocio crezca rápidamente. Aquí te explico cómo lidiar con la soledad de emprender y te doy ideas para construir tu red.

11. No empezar hoy!

El mejor momento para empezar fue hace un año. El segundo mejor momento es ahora. La situación que vives puede no ser la más adecuada, pero ¿sabes qué? Nunca lo será.

Vas a cometer errores? Por supuesto. Te acabo de explicar los más grandes que yo hice, pero hay muchos otros que no conté. Los obstáculos son parte del camino y te enseñan lo que necesitas saber para convertirte en un emprendedor exitoso!

Qué no hacer: decir que no puedes iniciar tu negocio porque no sabes cómo /no tienes dinero /no tienes tiempo /no tienes una idea /te da flojera /inserta tu pretexto favorito

Qué sí hacer: deja los pretextos a un lado y empieza con lo que tengas. Hazlo mal, hazlo lento, hazlo feo, pero hazlo!

Estudia y aplica sistemáticamente los pasos en esta lista. Te aseguro que verás a tu negocio triunfar.

No olvides descargar tu checklist aquí y el mantra del emprendedor exitoso para imprimir y para tu fondo de escritorio.

Ilse Mar es la Fundadora de Estilo Pura Vida. Un sitio para emprendedoras que quieren construir negocios y vidas vibrantes. Enseño a mujeres inconformistas como conquistar su libertad y despedirse de trabajos aburridos – para siempre – usando el poder del internet.

Continúa leyendo 11 errores que arruinan tu negocio por internet y cómo evitarlos